Antonio Trashorras: “No tengo miedos ni como crítico ni como director”

Antonio y Ana

Puede que el nombre de Antonio Trashorras no os diga nada pero si os adelanto que fue el guionista de El espizano del diablo (Guillermo del Toro, 2001), crítico de cine durante muchos años de Fotogramas y de El País y director de contenidos de la productora Hill Valley, al frente de Muchachada Nui, La hora de José Mota o Museo Coconut puede que os vaya sonando un poco.

Este director madrileño se lanza ahora a su primera aventura en la dirección del largometraje con una historia de miedo en la que Ana de Armas lo pasa realmente mal. Con motivo del estreno de El callejón pude entrevistarlos en la Academia de Cine.

Antonio, ¿Cuál es el motivo por el que has elegido una película de terror para estrenarte en la dirección de largometrajes?

Antonio Trashorras: Porque es el género que más me gusta. Desde niño he sentido mucho en común con el terror y con el miedo. Prácticamente es en lo que pienso la mayor parte del tiempo.
Ana de Armas: (Entre risas) Y en hacer sufrir a las mujeres.
A.T: Y en hacer sufrir a las mujeres pero manteniendo su dignidad. En el terror hay un término que se utiliza mucho, “La reina del grito”, que son actrices que hacen su carrera entera en el terror, pero para mí, Ana no es una reina del grito porque no va a hacer una carrera en el terror. Su carrera es todo el cine, cualquier género lo puede hacer bien.

Normalmente, las que se dice que son reinas del grito, sólo pueden hacer eso. La película que siempre menciono es Halloween de Carpenter: Jamie Lee Curtis es una gran actriz que ha hecho películas de todo tipo pero en Halloween dio lo mejor de sí misma haciendo de heroína del terror, algo que Ana en El callejón hace excelentemente. Pero su capacidad trasciende mucho del género.

Al hilo de Las reinas del terror, Ana, ¿qué reinas del terror admiras?
A.A: Shelley Duval de El Resplandor, me gusta mucho. Antonio me aconsejó que viera algunas películas de terror, entre ellas The ring, con Naomi Watts.
A.T: Naomi Watts es un ejemplo. Hace una de terror pero ella es una actriz por encima de hacer sólo terror.

(SPOILER) Antonio, ¿qué influencias has tenido a la hora de realizar esta película?
A.T: Todo el cine que he visto desde pequeño: de terror y de no terror. Hay mucho de Brian de Palma, de John Carpenter, Darío Argento, Mario Baba… son muchos directores que voluntariamente no imito, simplemente cuando veo un plano me recuerda a ellos. Me ha salido así.

(SPOILER) La imagen de vampiros que das es más parecida a la de Darío Argento que a la romántica de Drácula de Coppola…
A.T: Sí, lo que tiene la película es que empieza en una especie de fantasía, Ana bailando en un mundo pop muy colorista. Luego, la cinta va avanzando hacia lo oscuro y hacia lo más crudo y la última parte es una pesadilla. Si es verdad que a mí el vampirismo que más me interesa es éste.

Ana marca muy bien los escalones de sufrimiento, desde una chica asustada, atemorizada a aterrorizada… Y llega un momento en el que ya, el siguiente escalón, sólo lo consigues con monstruos y es la monstruosidad extrema a lo que se enfrenta al final.

Ana, ¿cómo ha sido trabajar con Antonio?
A.A: Ahora empezamos con el peloteo, Antonio (Los dos se miran y ríen). Siempre lo digo, estoy muy orgullosa de él y lo admiro muchísimo. Es la verdad, es de las personas más inteligentes que he conocido en mi vida. Antonio dice que el regalo soy yo pero creo que es al revés. Se hizo muy fácil trabajar con él a pesar de que el rodaje era duro y agotador y con inconvenientes del día a día. No le importa cambiar el guión, los diálogos, menos el vestuario que tuvimos ahí un problema…

A.T: El vestuario es muy importante. No pasó nada pero al elegirlo hubo especial importancia. Ahí si me doy cuenta de que quizá, los directores, hombres y mujeres, no le prestan tanta atención a este área. A mí el vestuario me interesa mucho, al igual que me interesan los colores del escenario y las luces, me interesa el vestuario porque dice cosas.

El cine que intento hacer es simbólico, para mí la elección de colores y la forma de mezclarse expresan mucho y la composición del personaje está basada también en cómo viste. Me decían de broma que estaba haciendo muñecos pero en el fondo estaba haciendo símbolos y no es sólo lo que dice un personaje o lo que la acción le obliga a hacer sino visualmente lo que transmite.

Ana de Armas

Ana, es la película en la que mayor protagonismo tienes de las que has hecho hasta ahora, ¿cómo te has preparado el personaje?
A.A: Mmm… Creo que algo iba a la par con el personaje y conmigo, que era la supervivencia. El pensar que tienes que salir de allí lo mejor posible, salir viva. Creo que ese estrés y esa presión iban a la par. Utilicé tanto el agotamiento físico durante el rodaje para el personaje como la necesidad de salir viva de ahí y creo que más que nada fue intuición y supervivencia.

¿Con qué películas de terror habéis crecido?
A.A: Tiburón y El Resplandor me han marcado mucho. También Sola en la oscuridad.

¿Te ha ayudado de alguna manera tu experiencia en El internado a la hora de prepararte para este personaje?
A.A: Seguramente sí pero ni siquiera pensé en eso. No asocié una cosa con la otra. No creo que se parezca en nada al personaje de El internado y al nivel de miedo y de tensión de El Callejón. El personaje es mucho más maduro que una niña de 16 años. Es muy distinto.
A.T: Es la hermana mayor.

Antonio, has sido crítico de cine durante muchos años, ¿cuáles son tus miedos como crítico que has tenido en cuenta a la hora de dirigir?
A.T: Miedos no tengo ninguno ni como crítico ni como director. Está un poco asociado ya a tener cierta edad y a que no te ves con un exceso de responsabilidad con nada de lo que haces. Cuando eres más joven te importa todo mucho y a todo le das mucha importancia, crees que cada pequeño paso es vital para tu vida y para tu carrera y llega un momento en que las cosas no tienen tanta importancia, suceden mejor o peor pero luego siempre hay un camino.

Lo mejor es disfrutar con lo que haces ya que de joven no te permites disfrutar demasiado por las cosas porque estás pendiente de las consecuencias. Quiero decir, hay muchos directores jóvenes a los que  veo más agarrotados y más carentes de frescura que la gente mayor. Como en mi caso debuto ya con una cierta edad, me lo tomo como un juego y como un regalo.

el_callejon_11226Además luego me llega una actriz como Ana con la cual todo es muy agradable y fácil. Aunque ella lo haya pasado mal en según que situaciones, desde el otro lado de la cámara había veces que yo me notaba como no trabajando en absoluto. Como disfrutando a un nivel muy infantil.

¿Cómo veis el panorama del cine español?
A.T: El mayor problema que tienen los directores es rodar. Hay muy pocos proyectos con posibilidad de que sean financiados. No dan ninguna facilidad. Es un problema económico general, del país. Este año se está rodando poquísimo, espero que no vaya a peor, pero claro, la situación es de un parón muy acusado de toda la industria.

(SPOILER) El final lo dejas un poco abierto, ¿va a haber segunda parte de El callejón?
A.T: A mí me gustaría hacer la segunda parte de El callejón. Las dos hermanas en la carretera en plan salvajes. Dos hermanas vampiras salvajes en la carretera: las dos son Ana, una morena y otra rubia. Por hoteles, moteles y tal, pero haciendo el cabra. Solo que no se yo si esto va a poder ser.

Entrevista: Pilar Sarro
Imágenes: Jorge Azula